clave

Claves para el mantenimiento de instalaciones eléctricas básicas.

Las instalaciones eléctricas son sistemas críticos en toda vivienda, oficina, comercio o industria. Su mantenimiento es fundamental, y su finalidad es principalmente prevenir posibles fallos, que derivan en paradas innecesarias, generando perdidas en insumos, tiempo, lucro cesante y peligrosas para la seguridad del personal y de terceros. Con un mantenimiento eléctrico apropiado disfrutarás de una instalación segura y duradera.

Tipos de instalaciones eléctricas.

Un sistema eléctrico puede ser de tipo monofásico o trifásico. Vamos a ver con más detenimiento en qué consisten.

– Instalación eléctrica con sistema monofásico. Tiene una forma de distribución mediante dos conductores, uno de fase el cual llega desde la distribuidora local, y el neutro, la tensión característica en nuestro país es de 220 Voltios, con una frecuencia de 50HZ.

Este tipo de sistema eléctrico solo alimenta a instalaciones con cargas por debajo de los 10 KW.

– Instalación eléctrica con sistema trifásico. Este sistema de distribución se realiza mediante cuatro conductores, tres de fase y uno neutro, entregando una tensión de 380 Voltios, con una frecuencia de 50HZ.

Este tipo de sistema permite alimentar instalaciones que superen los 10 KW, y el equipamiento o maquinara que requiera de una alimentación trifásica.

Conocer la capacidad máxima que aceptan las instalaciones eléctricas que vas a arreglar o mantener es fundamental para efectuar cualquier tipo de labor con éxito.

Recuerda que para calcular el amperaje de un sistema eléctrico deberás utilizar la fórmula (vatios/voltaje) = amperio.

No deberás sobrepasar nunca la intensidad de la corriente (amperio) soportada de un artefacto eléctrico.

Capacidad del sistema eléctrico.

Conocer la carga instalada real es fundamental para determinar cuáles serán las protecciones adecuadas a dicha instalación, y si el calibre de los conductores de alimentación principal son los adecuados, de esta manera, podrás iniciar la identificación de los circuitos y relevamiento de posibles puntos de conflicto.

Recuerda que para calcular el amperaje de un sistema eléctrico monofásico deberás utilizar la fórmula (vatios/voltaje) = amperes.

En tanto que, en un sistema trifásico, será (vatios/voltaje x √3) = amperes.

Componentes de instalaciones eléctricas interiores.

Las instalaciones eléctricas están compuestas por la acometida, los tableros y los circuitos.

Habitualmente, además de ser la forma ideal, la acometida y medidor se encuentran ubicados en un sitio accesible de forma que se pueda realizar la lectura del medidor y trabajos de mantenimiento.

Los tableros por su parte, pueden ser de diferentes tipos. Están los tableros generales, auxiliares, de distribución, de comando y control. Cada uno de ellos cumple una función determinada dentro del manejo de las instalaciones eléctricas.

Por último, los circuitos existentes dependerán del tipo de sistema que se tenga y los requerimientos del mismo.

Estos circuitos están formados por las terminales (interruptores, enchufes, etc.), conductores (cables que permiten el tránsito eléctrico) y canalizaciones (en electroductos, embutidos, externos, subterráneos o en bandejas)

Toda la instalación eléctrica está conectada a las redes de distribución a través de un empalme ya sea subterráneo o aéreo.

Instalaciones eléctricas en viviendas: importancia del mantenimiento preventivo.

Las instalaciones eléctricas son un sistema critico en el funcionamiento diario de edificios de todo tipo: viviendas, locales comerciales, centros de salud, colegios, naves industriales, oficinas, y un largo etcétera.

Al realizar un mantenimiento periódico de las instalaciones de estos sitios se obtienen cientos de ventajas. No solo mejora el rendimiento de los equipos, ahorra dinero y disminuye el consumo de energía, además de que también salva vidas.

Y es que la falta de mantenimiento o reparaciones inadecuadas, generan cientos de muertes al año por accidentes relacionados con estas instalaciones, principalmente por electrocución o incendio.

En el caso de grandes edificios públicos y privados existe una normativa de instalaciones eléctricas que regula el mantenimiento y reparación de estas instalaciones. Es de obligatorio cumplimiento y vela por la seguridad de las personas. Sin embargo, a nivel doméstico no existe algo parecido.

Es por ello que es sumamente importante que sean los propios propietarios y habitantes de cada hogar los que estén atentos de cualquier problema con su instalación eléctrica y que tomen consciencia de la importancia de mantener estos sistemas en perfecto estado.

Funciones principales del mantenimiento.

– Fallos: con el mantenimiento preventivo lograrás minimizar la posibilidad de fallas.

– Cuidado: con acciones de este tipo cuidas y mantienes las instalaciones eléctricas en perfectas condiciones.

–  Detección temprana: lograrás detectar envejecimiento prematuro de las instalaciones para prevenir accidentes.

Claves para el mantenimiento de instalaciones eléctricas.

El mantenimiento rutinario de las instalaciones eléctricas consiste en realizar una serie de tareas básicas como inspecciones visuales, limpieza, reapriete de tornillo y borneras, verificación de la temperatura en conductores y disyuntores, entre otros.

Dentro del mantenimiento correctivo podrás realizar pequeños arreglos orientados a evitar accidentes, fallas y defectos de elementos de la instalación.

A nivel industrial y empresarial, existen otras etapas dentro de plan estratégico de mantenimiento de las instalaciones eléctricas tales como el mantenimiento programado y el mantenimiento predictivo, muy útiles para que no sea necesario cortar el servicio por completo, evitar perjuicios en la salud de las personas, mejorar la productividad de los equipos y alargar su tiempo útil de vida, algo fundamental que ahorra mucho dinero y tiempo a los empresarios.

Comentarios

Compartir en:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email